Recuerda que tenemos productos que te pueden ayudar a tener una vida más sana.

¿Conoces los trastornos alimenticios?

En gran parte, la conducta alimentaria, la podemos desarrollar gracias a la actitud que nos forman los padres hacia la comida.

Es típico ver a padres premiando a los pequeños con algún dulce o postre. Hay adultos acostumbrados a satisfacerse a través de la comida, por lo que aprendieron de pequeños.Comer es una actividad social que a veces premiamos o prohibimos.


¿Somos lo que comemos?

La preocupación de los padres ha sido siempre encontrar la manera adecuada de cumplir con sus funciones, debido a que no reciben la preparación para serlo. Las madres son quienes se encargan, y son ellas quienes deciden, por ejemplo, la alimentación de sus hijos, planeando según lo que les dicta su propia experiencia, por lo que a menudo no hacen lo más adecuado para la edad y necesidades de sus hijos. Esto ha hecho indispensable cuidar la dieta de los niños y analizar si el nivel de nutrición es el adecuado para su edad y desarrollo.


Nutrición para la inteligencia y la salud

En temas tan complejos como la conducta, existe la necesidad de encontrar respuestas adecuadas a nuestros tiempos. Cada vez se presentan más niños con problemas de conducta que son diagnosticados como hiperactivos o como niños con algún déficit en el desarrollo.


Reflexiones para comenzar cada año


En épocas de festividades se mueven varias cosas, sobre todo a nivel emocional, y es común que algunas personas se sientan deprimidas, generalmente porque es una temporada en que se busca estar en familia, con seres queridos y convivir.
 


Los trastornos de conducta y la alimentación


Es de notarse la preocupación de los padres ante este problema moderno que enfrentamos, me refiero al hecho de que se hagan diagnósticos a diestra y siniestra de niños clasificados con déficit de atención e hiperactividad. Hemos sabido de casos de escuelas en donde el requisito para aceptar a un niño es la administración del fármaco RITALIN. Y no es para quedarse de brazos cruzados, cuando hay consecuencias reales ante un mal diagnóstico y el uso de fármacos.