Recuerda que tenemos productos que te pueden ayudar a tener una vida más sana.

¿Conoces los trastornos alimenticios?

Se van dando reforzamientos que condicionan nuestra manera de comer y la carga emocional que le ponemos a la comida.

Cuando se empiezan a desarrollar conductas patológicas en relación a la comida, las podemos relacionar con rasgos psicológicos comunes:

- Personas que tienden a ser rígidas en su actuar y que restringen su alimentación o se castigan.

- Personas poco contentas o completamente insatisfechas con su cuerpo.

- Preocupaciones exageradas por el peso o su figura

- Autoestima baja, complejos en relación a si mismos.

- Desconfianza interpersonal, miedo a crecer, a madurar.

- Personas dependientes que viven constantemente preocupadas por su futuro y disfrutan poco el presente.

- Dificultad para establecer relaciones interpersonales de manera sana.

- Obsesión por su cuerpo, llegando a distorsionar la percepción que tiene de él.

Como habremos de imaginarnos, hay niveles en este tipo de trastornos y estos nos pueden hacer ver la importancia o urgencia de acudir a un especialista.

Actualmente se conocen algunos tipos de trastornos que nos hacen ver que hay peligro en la salud de la persona, sobre todo si se trata de adolescentes.

Para familiarizarnos con este tema podemos mencionar los siguientes conceptos:

VIGOREXIA: trastorno que presentan las personas que tienen una preocupación excesiva por su cuerpo y que al sentir que han caído en tentaciones, al no saberse medir en su comida, recurren al ejercicio como medio para deshacerse de las calorías que han ganado. El ejercicio puede ser por largas horas y de una manera exagerada. Ejercicio como un fin no como el medio para estar saludable.

ORTOREXIA: trastorno recientemente catalogado como tal, en el que la persona presenta una actitud obsesiva hacia su dieta y se dedica a contar las calorías, revisar los componentes nutricionales del alimento y restringe todo aquello que considera le hace subir de peso.

Por otro lado están los trastornos alimentarios que aparecen en libros de sicopatología humana como el DSMIV en donde aparecen todas las patologías humanas que tienen un cuadro clínico específico y que requieren de tratamiento.

ANOREXIA: Es uno de estos trastornos; que se caracteriza porque quien la padecen tiene una imagen distorsionada de su cuerpo; a pesar de ser delgado se ve obeso. Tienen un temor exagerado en ganar peso con cualquier cosa. Y mientras más adelgazan, más gordos se sienten.

Este trastorno era característico de mujeres y ahora ya hay casos también de hombres, siendo más vulnerables los adolescentes. Entre muchas características, las más preocupantes son:

- El que no reconocen su estado ni las consecuencias clínicas.

- Ven como una característica positiva el controlarse y no comer, se sienten orgullosos de esto.

- No buscarán ayuda y es difícil hacer algo en etapas avanzadas de este trastorno.

- Las capacidades mentales empiezan a verse afectadas por la desnutrición que tienen.

- El trastorno puede pasar desapercibido y empeorar hasta la muerte.

- Los medios de comunicación hacen que este sea un trastorno actual por los estándares de belleza que nos presentan, a los cuales muchos jóvenes quieren pertenecer.

- Pérdida de peso llamativa a causa de una dieta estricta hecha a propósito que muchas veces va acompañada de la realización de un ejercicio excesivo.

Dentro de este trastorno hay distintas vertientes que en otro número de la revista se tocarán a detalle.

BULIMIA: Es otro trastorno común en el que la persona puede tener un peso normal o un poco encima de lo normal para su estatura y peso. En este trastorno la persona en lugar de dejar de comer (como en la anorexia) se purga, laxan o vomitan para eliminar lo que comen y no subir de peso.

La bulimia se caracteriza por episodios repetidos en los que el adolescente come de manera incontrolada grandes cantidades de comida. A veces puede estar comiendo durante muchas horas, y termina provocando el vómito.

En las personas que lo padecen, existe una falta de control para dejar de comer, por lo que cursan por episodios de ingesta voraz hasta que no pueden más. Para que se hable de trastorno hay que ver que esta conducta se presente en promedio 2 veces (2 atracones) por semana, en los últimos 3 meses (por lo menos). Y la purga que utilizan puede ser variada, los alimentos que ingieren generalmente son “prohibidos” por ser altos en calorías. (galletas, papitas, etc)

Tanto en bulimia como anorexia existe una preocupación excesiva por el peso y el aspecto físico y en muchas ocasiones aparecen conjuntamente.

Estos dos trastornos tienen como protagonistas a los adolescentes, pero los datos apuntan que cada vez el inicio de los síntomas es más temprano incluso en niñas de 12 años. La participación de la familia es imprescindible para la recuperación del enfermo y , por ello es esencial que estén preparados para afrontar este reto.

Los trastorno de alimentación son muchos más frecuentes en mujeres que hombres: la proporción es de 10 mujeres frente a un varón, y no respeta clases sociales, antiguamente se daba solo en clase madia, media-alta. chicas frente a un chico y se da en cualquier clase social,, no sólo como ocurría hace años en niñas de clase media o media – alta.

Como el lector podrá notar, este tipo de enfermedades tan comunes, son la causa de muchas consecuencias y hasta la muerte en los jóvenes; por lo que sería importante conocerlos más para saber qué medidas preventivas deben acatarse, así como reconocer cuando estén presentes y saber a quién acudir.

 

 

 

 Programa de radio: Anorexia y bulimia