Recuerda que tenemos productos que te pueden ayudar a tener una vida más sana.

¿Cómo descubrir lo que afecta la conducta de nuestros niños?

La conducta de un niño se ve influenciada por infinidad de factores, entre ellos los dietéticos.

Hace poco hablamos de los AGE (ácidos grasos escenciales) y los roles tan importantes que juegan en nuestra salud y en el funcionamiento general del cerebro. Existen muchas investigaciones respecto a trastornos de conducta como la hiperactividad, el déficit de atención y otros desórdenes. Dichas investigaciones se encuentran ya documentadas para que sean de conocimiento de quien esté interesado en este campo.


Ácidos grasos esenciales y el comportamiento de los niños

Nuestro cuerpo se compone de billones de células de distintas formas, tamaños y funciones.

En el caso de los peequeños, cuyo cerebro está en cambio y desarrollo, las grasas esenciales conocidas como Omega3, realizan funciones primordiales.

En cuanto al funcionamiento cerebral de los pequeños, estas grasas son cruciales principalmente por 2 razones, primero el balance entre omega 3 y 6, que afectan las condiciones CELULARES, procurando el balance de nutrientes, también en segundo lugar: se usan  para crear sustancias similares a las hormonas incluyendo las llamadas prostaglandinas, que se encargan de que las células esten comunicadas unas con otras, y entre esta comunicación se incluye el efecto sanador que proveen así como anti-inflamatorio.


Nutrición infantil

Preparando el desarrollo y crecimiento de nuestros niños mexicanos.

 

Tomando en cuenta que la salud es responsabilidad de cada uno de nosotros, podemos afirmar que la de los niños recae forzosamente en sus padres. Estar sano no es no padecer enfermedades, sino contar con los recursos para poder llevar una vida plena y un desarrollo óptimo.

 


Nutrición para la inteligencia y la salud

En temas tan complejos como la conducta, existe la necesidad de encontrar respuestas adecuadas a nuestros tiempos. Cada vez se presentan más niños con problemas de conducta que son diagnosticados como hiperactivos o como niños con algún déficit en el desarrollo.


¿Somos lo que comemos?

La preocupación de los padres ha sido siempre encontrar la manera adecuada de cumplir con sus funciones, debido a que no reciben la preparación para serlo. Las madres son quienes se encargan, y son ellas quienes deciden, por ejemplo, la alimentación de sus hijos, planeando según lo que les dicta su propia experiencia, por lo que a menudo no hacen lo más adecuado para la edad y necesidades de sus hijos. Esto ha hecho indispensable cuidar la dieta de los niños y analizar si el nivel de nutrición es el adecuado para su edad y desarrollo.